Energía eólica: la lucha por el viento en México

Energía eólica: la lucha por el viento en México


La revista Magis, de la Universidad Jesuíta de Guadalajara retoma, para la historia escrita por Étienne Von Bertrab, algunas de las imagenes de la lucha contra los proyectos eólicos en el Istmo de Oaxaca. Una galería fotográfica había sido con anterioridad publicada en el reportaje Quijotes contra empresas eólicas, realizado con María Verza.

Como el agua y la energía proveniente del Sol, el viento es un bien inherentemente común. Sin embargo, así como en México el agua sufre un proceso de mercantilización, el Estado hace ahora lo propio con el viento. Regiones antes ignoradas por sus gobiernos y por los grandes capitales —pero donde el viento es generoso— experimentan una carrera por acaparar el recurso. Es el caso de lo que ocurre en el Istmo de Tehuantepec, una de las regiones con mayor potencial eólico en el mundo.


-> Magis | Energía eólica: la lucha por el viento en México

Los 12 mexicanos más pobres: el lado B de la lista de Millonarios

#Los12MásPobresMX

 

Una investigación colectiva de largo aliento se propuso contar las historias, con nombre y apellido, de los mexicanos más pobres. Conocemos los rasgos y hasta las costumbres de los supermillonarios del país, pero no habíamos tomado una pausa para entrar en los hogares con más carencias. Por estas fechas, en la revista Forbes aparece año con año la lista de los mexicanos más ricos, sin que advirtamos que en un país desigual como éste el 1% de la población concentra el 43% de la riqueza de la nación. ¿Quiénes están en el lado B de la lista de la influyente revista? ¿Cuáles son las características de los mexicanos con menos recursos?

-> Las historias de Los 12 mexicanos más pobres pueden consultarse en el portal de Cuadernos Doble Raya

A partir del 14 de abril, el libro impreso estará disponible en librerías. Puede comprarse la edición digital en preventa en el mismo sitio web.

Desaparecidos en México

Desaparecidos en México

En México se han registrado alrededor de 22 mil desapariciones forzadas, según la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, a pesar de que el país no vive, oficialmente, un conflicto armado. Para Amnistía Internacional, la cifra aumentaría hasta 26 mil. El número es un dato impreciso y podría quedar corto, pues refiere solamente a los casos denunciados. Hay una larga contraparte de silencios.

La desaparición forzada tiene una larga historia desde la década de los 70, la ‘guerra sucia‘, como estrategia de terror del Estado mexicano contra los militantes movimientos armados y opositores al régimen. Pero desde la administración de Felipe Calderón (2006-2012) y hasta la fecha, el móvil político no es necesario. Miles de personas han sido desaparecidas por fuerzas gubernamentales o bien, por el crimen organizado. Poco éxito han tenido las historias de búsqueda por familiares y organizaciones, pero dejan testimonio de un dolor que no cesa. También reflejan la impunidad con que autoridades tratan el asunto.

Las fosas clandestinas pues, no son historia nueva. Son historia en continuidad.


La lucha por ser dueñas de su cuerpo

La lucha por ser dueñas de su cuerpo

Parteras en Guerrero

Isabel Vicario Natividad, partera indígena na´savi (a la izquierda) revisa a una jóven embarazada en la Casa de la Mujer Indígena Nellys Palomo Sánchez, una organización local indígena independiente en San Luis Acatlán, Guerrero, el 10 de septiembre de 2014. La pobreza extrema y la carencia de servicios públicos en Guerrero, al sur de México, particularmente en las regiones indígenas, son causa de numerosas muertes. La morbilidad materna en Guerrero es de más de 91 muertes por cada 100 mil nacimientos, mientras que la medida media nacional es de 43.

SAN LUIS ACATLÁN, GUERRERO.— Ella posa sus manos sobre ese vientre voluptuoso y lo toca apenas. Palpa esa redondez y le traza una cruz que lo divide en cuatro, mientras murmura estas palabras: “Protégelos. Dales fuerza para su camino, que lleguen bien en su parto. Niño dame permiso de revisarte que todo esté bien».

Ella, Hermelinda Roque García, reza y posa sus manos como mariposas sobre el vientre de Sonia que espera a su segundo hijo. Sonia, acostada en una cama de la Casa de la Mujer Indígena Neli Palomo Sánchez, en San Luis Acatlán, en la costa chica de Guerrero, mira al techo y se deja tocar. Sus puños se aprietan a los lados. Este segundo embarazo inició con una amenaza de aborto y esta mañana de agosto, un dolor agudo en el abdomen la trajo aquí.

-> Domingo La lucha por ser dueñas de su cuerpo | Por Daniela Rea / Fotos: Prometeo Lucero

(Este trabajo se realizó con el apoyo de la Red de Periodistas de a Pie, en colaboración con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derecho Humanos A.C. (CMDPDH), como parte del proyecto de protección de los defensores de derechos humanos financiado por la Comisión Europea. El contenido no refleja la posición de la UE.)