Hasta las últimas consecuencias

El ingeniero Cayetano Cabrera Esteva, de 46 años, es quien más tiempo lleva participando en huelga de hambre por la devolución de su fuente de trabajo que comenzaron hace dos meses trabajadores de la extinta Luz y Fuerza de Centro. Tras sesenta y tres días sin ingerir alimentos su salud se ha agravado. Pesaba 69 kilos al inicio y para el 26 de junio, 53. Padece náuseas, mareo, dolor abdominal, adinamia, decaimiento y a partir del día 60, sólo consume líquidos, pues la miel le provoca vómito. Sin embargo, él y otros trabajadores que llevan entre 10 y 58 días en la huelga de hambre, mantienen el ánimo en alto.

Bajo las carpas donde se resguardan los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas se han adaptado a las inclemencias de cada día, desde fuertes jornadas de calor hasta lluvias que les han inundado el interior, mas el ruido causado por la instalación de las pantallas para el Fifa Fan Fest al costado. Otros trabajadores remarcan que si la huelga de hambre fuera en Cuba, los medios estarían haciendo un escándalo.

Cayetano se muestra optimista: «el fallo de la Suprema Corte será a favor de nosotros. Están para velar que se cumplan las leyes, en caso contrario la están violando», aún cuando reconoce que fallos como el emitido en el caso de la Guardería ABC, han sido poco favorables.

Niega la versión difundida desde la Secretaría de Energía, en voz de su titular Georgina Kessel, acerca de que las fallas en el Centro Histórico hayan sido causadas por sabotajes. Es simple, pues «no hay modo de que alguien logre hacerlo y sobreviva».

Cuando habla, refiere que llegarán «hasta las últimas consecuencias» para conseguir que les sea devuelta su fuente de trabajo. Tenía 5 años de antigüedad en el área de proyectos en subestaciones eléctricas cuando el decreto de extinción de Luz y Fuerza de Centro los tomó por sorpresa, mientras se transmitía un partido de futbol por televisión.

Desde entonces, varios miles de trabajadores quedaron a la deriva. Algunos aceptaron la liquidación y otros se reagruparon para echar abajo el decreto de extinción de Luz y Fuerza de Centro, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 11 de octubre de 2009, con el que la gestión de energía eléctrica en la zona centro del país quedó bajo la tutela de Comisión Federal de Electricidad

México, DF, 26 de junio de 2010